Fray Mauro – Una Nueva Visión -

Dios es Amor – Una nueva visión -

Archive for the ‘Dios es amor’ Category

Reflexión Teológica sobre el dolor (Falso/Verdadero)

with 2 comments

Querid@ teólog@, ¿Cierto o falso?

 1) “El Señor quiso triturar a su siervo con el sufrimiento” (Is. 53,10).  

FALSO. El Señor, por naturaleza, no quiere triturar a sus hijos.

2) ¿Es cierto que Dios castiga a los hijos por los pecados de los padres?

-FALSO. Dios non castiga ni se venga, mucho menos, de manera tan injusta.

3) ¿Es cierto que es Dios quien manda el sufrimiento, por castigo o por prueba?

-FALSO. Dios no castiga ni necesita poner pruebas porque lo sabe todo (Cfr. St.1, 12-18).

4) ¿Es cierto que Dios manda la muerte, fijando el día y la hora de la misma?

-FALSO. Dios no ha creado la muerte; ésta ha entrado en el mundo como consecuencia del pecado no como castigo del Creador (Cfr. Rom. 5,12).

5) ¿Es cierto que cuando uno sufre o muere eso es la voluntad de Dios?

-FALSO. Dios no ha creado el dolor ni la muerte y no  los quiere para nadie; éstos tienen siempre causa humana. No los quiere ni los permite, sólo los tolera porque respeta la libertad humana.

6) ¿Es cierto que cuando un niño se enferma de cáncer o de rotavirus y muere, hay que aceptarlo porque ésa es la voluntad de Dios?

-FALSO. Dios llora ante esta realidad, como lo hace siempre ante nuestro sufrimiento, porque el dolor y la muerte son fruto del pecado, su enemigo, y no quiere el sufrimiento de sus hijos.                                                                                                                                

7) ¿Es cierto que Dios quiso que Jesús muriera y muriera en una cruz?

- MUY FALSO. Los Sacerdotes y fariseos, los romanos y Pilato quisieron que Jesús muriera torturado y en una cruz. Dios, que es amor por naturaleza,quería sólo que Jesús quedara fiel en el amor. Que quedemos siempre fieles en el amor, ésta es la voluntad del Padre para cada uno de nosotros sus hijos, porque esto es lo que nos da vida. Jesús en esa fidelidad heroica produjo amor en tal “cantidad” (siendo hombre perfecto y Dios) que salvó a toda la humanidad, por todos los tiempos. Nos salvó el amor de Cristo Jesús, que no la cruz. Uno puede hacer muchos sacrificios pero si no tiene amor de nada le aprovechan (Cfr. 1Cor. 13).

8) ¿Es cierto que uno sufre porque es predilecto de Dios?

- FALSO. El enfermo sufre pero: no porque es predilecto de Dios, sino: ¡es predilecto de Dios porque sufre!

Entonces ¿Por qué se han dicho estas cosas por 2000 años y se siguen diciendo, incluso por sacerdotes?

Entonces ¿Qué quiso decir Jesús en el huerto del Getsemaní con el grito angustioso “…Si no es posible que pase este cáliz, QUE SE                                     HAGA, PADRE, TU VOLUNTAD”?

  ¿Qué dice la Biblia? El 28 de julio de 1999 (año del Padre, en preparación al jubileo 2000), Juan Pablo II, respecto a la interpretación de la Biblia, dijo lo siguiente: “La Revelación en la Biblia es progresiva  y su significado se irá precisando progresivamente”. El tema del dolor es un ejemplo de esta revelación y puntualización progresivas. Prácticamente, a partir de 800 años antes de Cristo, el tema del dolor se ha ido modificando cada 200-300 años, ante los golpes de la experiencia humana. Dios ha ido acompañando la experiencia humana dando respuesta progresiva. Además, hay que tener presente que en la cultura hebrea no se conocía el concepto de causa secunda (que es el ser humano, el cual puede hacer cosas contra la voluntad de Dios). Sólo conocían la causa primera (= Dios), que lo  hacía todo, mandaba también la muerte y hacía morir los niños…”El sabía por qué”

  1. 800 años a.c., se creía que “sobre esta tierra (ya que la resurrección era todavía desconocida) Dios bendecía a los buenos con una vida próspera y feliz, y castigaba a los malos con desgracias y sufrimientos”Cfr. 2 Cro. 1,11). Pero la experiencia a menudo decía otra cosa: los buenos sufrían y los malos gozaban. Los sabios hebreos buscaron otra explicación del dolor.
  2. 600 años a. c., para superar la creencia anterior se forjó otra que se llama responsabilidad corporativa; según la cual “Dios castigaba o premiaba a los hijos por los pecados o por la honestidad de los padres, respectivamente”. Había posibilidad de intercesión. (Cfr. Gen.6, 9 y 18,23-32). Pero pronto surgieron objeciones también a esta explicación. Eso es injusto, decían los profetas Jeremías (12,1) y Ezequiel (18,1-4; 34,23). “Es injusto que nuestros padres comieron uvas agrias y a nosotros se nos destemplan los dientes”. Entonces se forjó una idea revolucionaria: Todo es responsabilidad personal, cada quien paga por sus pecados. Sin embargo, también aquí la experiencia no concordaba: pues había personas claramente honestas que sufrían grandes calamidades.
  3. 400 años a.c. Es cuando algún Sabio, probablemente venido del destierro de Babilonia, produce la bella parábola del santo Job (9,22-24 y 19,25). Este personaje se queja con Dios de que es castigado sin merecerlo, pues él es hombre muy recto. Los amigos, convencido de la idea anterior, querían    convencer al amigo que le convenía admitir la verdad, es decir, de que algo                 grave había cometido. Pero Job, fuerte de su buena conciencia, sostenía su inocencia. Al final, Yavé da razón a Job. El es inocente, sin embargo “en el dolor hay algo misterioso y educativo que sólo Dios en su infinita sabiduría   conoce”. Más adelante, se podrá tener más luz.
  4. 33 años de Cristo. Su muerte y su resurrección hacen plena luz sobre el por qué y el final del dolor humano: “los seres humanos causan el dolor y la      muerte, pero Dios no está lejos e interviene para consolar, aliviar y resucitar del máximo dolor que es la muerte” (“Ustedes lo mataron, Dios lo resucitó”, San Pedro en Hechos 4,10).
  5. A este punto, todo tenía que estar claro, sin embargo, la fuerza de la cultura y de la tradición, al querer explicar el dolor y la muerte del justo Jesús, se dio una explicación-síntesis de todas las precedentes explicaciones, asumiendo algunos elementos de cada una. Y se explicó el todo de una forma hasta repugnante: ¡Dios, se ha argumentado, tenía que ser desagraviado por los pecados de los seres humanos, pero, éstos tenían que pagar con la sangre, y como la sangre humana no estaba a la altura de desagraviar a Dios, entonces el Hijo de Dios se hizo hombre para pagar con su sangre divina! Era una explicación tomada de la tradición judía y de la jurisprudencia romana.
  6. Hoy, “!a gracia del Espíritu Santo nos está conduciendo a la plena verdad!” (Cfr. Juan 16,12-13)
    1. La muerte de Jesús, el inocente por excelencia, no la quiso Dios sino los seres humanos, los Fariseos, los poderes romanos. Dios lloraba por la  muerte del Inocente Hijo.
    2. La voluntad de Dios era que Jesús quedara fiel en el amor; no la de que su Hijo muriera en la cruz; es lo que pide a todo ser humano. El es amor y no puede pedir otra cosa.
    3. Nos salvó el amor, la fidelidad al amor, no la cruz, o la muerte con sangre (Jesús habría podido morir de cansancio por buscar las ovejas perdidas).
    4. Dios no quiere nuestro dolor, quiere nuestra fidelidad en el amor porque ésta nos lleva a la felicidad.
    5. No es Dios quien nos manda el dolor y la muerte, pero El no se desentiende de nuestro dolor; El está presente, como una madre junto al hijo que se ha caído, para aliviarnos, consolarnos y enseñarnos para que tengamos siempre vida.
    6. En nuestro sufrimiento, tenemos que tener paciencia humilde y ponernos en las manos amorosas del Padre, como hizo Jesús en el huerto del Getsemaní. Entonces, estaremos produciendo amor valioso que, unido al de Jesús, contribuirá a salvar a nosotros y a aquellos por los cuales ofrecemos y sufrimos.

En estos últimos 20 años, a la luz del Vaticano II y bajo el impulso de las ciencias, de la literatura, de la cultura mundial, de la globalización, la alta Jerarquía católica ha hecho declaraciones muy nuevas y explícitas sobre el dolor y la muerte y otros temas relacionados, que nunca antes se habían oído. Juan Pablo II, el 28 de julio de 1999, al hablar del Infierno, decía: “El infierno no es un castigo de Dios inflingido desde el exterior, sino es el desarrollo de premisas ya puestas por el hombre en esta vida…es la última consecuencia del pecado mismo que se vuelve contra quien lo ha cometido…la “condenación” no se ha de atribuir a la iniciativa de Dios, dado que en su amor misericordioso él no puede querer  sino la salvación de los seres que ha creado. En realidad es la criatura que se cierra a su amor”.

El CELAM (= Consejo Episcopal Latino Americano), en el mismo año 1999 y por tratar el mismo tema del supuesto castigo divino (según la convicción y el lenguaje tradicionales), escribía“¡Qué don tan grande poder dedicar un año a su paternidad (de Dios) para espantar del alma humana las caricaturas de Dios que tanto daño nos hacen y nos han hecho! Un año para dejar de lado al Dios justiciero, vengativo, castigador…un Dios impredecible, arbitrario, antojadizo…una caricatura. Una simple mueca de una búsqueda sincera pero incompleta” (Hacia el tercer milenio. El año dedicado a Dios Padre, 1999). Y Benedicto XVI, el 11 de febrero de este año, a los enfermos que peregrinaban al santuario de Lourdes, dijo: “Dios creó al ser humano para la felicidad y para la vida, mientras que la enfermedad y la muerte entraron en el mundo a consecuencia (no como castigo inflingido desde afuera, diría Juan Pablo II) del pecado. Pero el Señor no nos ha abandonado a nosotros mismos. El, el Padre de la vida es el médico por excelencia del ser humano y no cesa de inclinarse con amor sobre la humanidad que sufre”.

Estas son declaraciones que conozco, suponiendo que habrá muchas otras que no conozco.

Ayuda mucho hacer el ejercicio de leer y analizar la parábola del Hijo pródigo (Lc.15, 11-32), y hacer el ejercicio de localizar quién causó los grandes problemas y sufrimientos del hijo que dejó la casa del padre. ¿Cómo reaccionó el padre ante la libertad del hijo? ¿Cómo lo acogió a su regreso? ¡No hay sombra de castigo!

Un abrazo,

Mauro

Written by Fray Mauro

December 12, 2011 at 4:47 pm

CORROBORAN LA NUEVA TEOLOGÍA

leave a comment »

Querid@ te@logo, en 1600, cierto teólogo, llamado Thomassin, dijo que las afirmaciones de Duns Escoto eran sustancialmente blasfemas, y se encargó, con la complacencia de muchos, de hacer circular esta opinión entre los eclesiásticos, hasta nuestros días; sin embargo, en los últimos 50 años, mucho ha empezado a cambiar. Hay que enfatizar que, a pesar de todo, la teología escotista ha sido considerada siempre legítima en la Iglesia, a lo largo de todos los siglos. Ya Pablo VI había exhortado a un grupo de seminaristas estudiantes de teología que estudiaran la teología de Duns Escoto. Y fue buen profeta, porque unos años después, el 20 de marzo del 1993, el Papa Juan Pablo II reconoció el culto que se le ha dado por el pueblo cristiano por todos los 700 años que nos separan de su muerte (1308); lo beatificó, llamándolo cantor del Verbo Encarnado y defensor de la Inmaculada Concepción.

En 2002, a la comisión escotista ( que fue a llevarle el VIII volumen de la edición crítica de Duns Escoto), dijo: “Duns Escoto, con su esplendida doctrina sobre el Primado de Cristo, sobre la Inmaculada Concepción…sigue siendo aun hoy un pilar de la teología católica, un maestro original y rico en impulsos y estímulos para un conocimiento cada vez más completo de las verdades de la fe”. De este rico depósito teológico, pueden sacarse respuestas adecuadas también a las dramáticas interrogantes de la humanidad en este inicio del III milenio cristiano” (2001). BENEDICTO XVI, el 7 de julio de este año 2010, dedicó la audiencia general del miércoles (es como decir: ante todo el mundo) a Duns Escoto, y entre tantas cosas, dijo: “Duns Escoto meditó sobre el misterio de la encarnación y, a diferencia de muchos pensadores cristianos del tiempo, sostuvo que el Hijo de Dios se habría hecho hombre aunque la humanidad no hubiese pecado”. “Afirma en la REPORTATA PARISIENSIA (prosigue el Papa): “pensar que Dios habría renunciado a esa obra si Adán no hubiera pecado sería completamente irrazonable. Por tanto, digo que la caída no fue la causa de la predestinación de Cristo, y que –aunque nadie hubiese caído, ni el ángel ni el hombre- en esta hipótesis Cristo habría estado de todos modos predestinado de la misma manera” (en III SENT., d. 7,4). Este pensamiento (prosigue el Papa; es una cita larga pero vale la pena reproducirla) quizá algo sorprendente, nace porque para Duns Escoto la encarnación del Hijo de Dios, proyectada desde la eternidad por Dios Padre en su designio de amor, es el cumplimiento de la creación, y hace posible a toda criatura, en Cristo y por medio de Él, ser colmada de gracia, y alabar y dar gloria a Dios en la eternidad. Duns Escoto, aun consciente de que en realidad, a causa del pecado original, Cristo nos redimió con su pasión, muerte y resurrección, confirma que la encarnación es la obra mayor y más bella de toda la historia de la salvación, y que no está condicionada por ningún hecho contingente, sino que es la idea original de Dios de unir finalmente toda la creación consigo mismo en la persona y en la carne del Hijo”. Concluye el Papa: “Queridos hermanos y hermanas, esta visión teológica, fuertemente cristo – céntrica, nos abre a la contemplación, al estupor y a la gratitud, pues, Cristo es el centro de la historia y del cosmos, es quien da sentido, dignidad y valor a nuestra vida”. El cardenal Martini, obispo emérito de Milán y “papable”, en 1994 escribió un libro sobre la pasión. Allí se pregunta: “¿por qué se derramó esta sangre? la muerte y la pasión del Hijo de Dios ¿eran realmente necesarias tras la encarnación? Sobre este punto los teólogos están divididos. La pasión ¿no está quizá, como decían los escotistas, subordinadas al fin principal, la encarnación, que es la glorificación del Padre a través del Hijo Jesús? Si rechazamos esta teoría y ponemos en cambio la pasión y la muerte en el centro, como término de la obra de Dios, deriva otro problema: el pecado sería una contribución necesaria a la obra de Dios, porque no hay muerte de Jesús sin pecado”.

Es una teología posible Hay que caer en la cuenta que la teología es una manera de explicar la Sagrada Escritura y los misterios de la fe y puede cambiar, porque el Espíritu Santo hace “nuevas las cosas” y también la teología. El 2 de marzo de 2007, el Papa decía al clero de Roma:”La teología ha sido siempre múltiple. Pensemos en los Padres, en el medioevo, la escuela franciscana, la escuela dominicana, etc. Como hemos dicho, la palabra de Dios es siempre más grande que nosotros; por eso no podemos agotar jamás el alcance de esta Palabra, y se necesitan enfoques diversos, diversos tipos de reflexión…el teólogo trate de encontrar pistas que respondan a las exigencias y a los desafíos de nuestro tiempo; y, por otra parte, que sea siempre consciente de que todo esto se basa en la fe de la Iglesia”. Personalmente, creo que la teología de Duns Escoto responde mejor a las exigencias teológicas y espirituales de nuestro mundo globalizado, abierto más allá de todas las fronteras.

Un Abrazo,

M.

Written by Fray Mauro

September 20, 2011 at 4:03 pm

Concluyendo el Nucleo del Primado

with 2 comments

Queri@ teólog@, todo lo que ocurre en la vida de Cristo es la encarnación en su devenir , en su desarrollo histórico en vistas a alcanzar el ésjaton, la resurrección. En este sentido, la Misa transmite la fuerza originaria y transformante del amor de Dios en Cristo. El gran avance teológico de Duns Escoto fue ubicar la relación con Cristo en la dimensión ontológica más que en la dimensión moral. Escoto no se detuvo a esclarecer el concepto de redención. Yo me atrevo a decir algo. La redención consistió en un enriquecimiento cualitativo de la naturaleza humana por el amor heroico de su “fuente-arbol” expresado en la cruz. Es la expresión máxima del amor re-ordenador de Cristo. En adelante, la humanidad volverá a ser capacitada a acoger  en medida total el amor de Dios; ese amor que, por definición, es vida en abundancia.

El amor de Cristo es manantial, norma y vida de todos los demás amores. Es su arquetipo, motivo y fin. Es el paradigma de toda otra respuesta de amor. Cristo, cual primer predestinado, es primero en todo orden y bajo todo aspecto. Recordemos que la predestinación es un acto libre, gratuito de Dios; procede de su iniciativa soberana y es manifestación sobrenatural de su bondad  que quiere comunicarse. Expresión perfecta de esta comunicación es Jesucristo ( y nosotros en Él, por Él y para Él).

Jesucristo, en la cruz, es respuesta excelsa al amor de Dios más que reparación de condigno, lo que se ha puesto en primer plano en la visión anselmiana, tradicional.

Queda así descartado todo antropologismo y amartiocentrismo (=pecado centrismo), pues todo, de principio a fin, depende del amor libre y originario de Dios, y de la respuesta excelsa de Jesucristo. Nuestras respuestas de amor tendrán fuerza en Cristo.

Cristo es la razón tanto del “exitus a deo” (salida de Dios)  cuanto del “reditus ad Deum” (retorno a Dios).

 

Written by Fray Mauro

August 21, 2011 at 9:47 am

Consecuencias pastorales de la nueva teología

with 2 comments

Duns Escoto

Cristo nació en el tiempo y se hizo nuestro guía hacia el Padre todoamoroso

Querido teólogo, continuando con las reflexiones sobre un Dios amoroso quiero compartir contigo algunas consecuencias pastorales derivadas de esta nueva teología.

  1. Nueva imagen de Dios. Si al centro no está el pecado sino Cristo, es más fácil “… espantar del alma humana” la imagen de un Dios castigador, arbitrario, antojadizo, etc (CELAM 1999; JP II 29.7.99).
  2. Es más fácil desmitificar el pecado, como fuerza mágica y omnipresente en la historia y en el destino humano. El pecado es un des-orden que nosotros ponemos en la creación, y así ésta no funciona; de aquí las enfermedades y la muerte.
  3. La Justificación, como punto de amor originario de Dios que nos eleva a él por medio de Cristo. No es consecuencia de nuestras acciones meritorias, sino causa
  4. Prioridades de nuestra evangelización:
    1. El plan salvífico de Dios (predestinación a la gracia y a la gloria, en- por -para Cristo)
    2. La persona mediadora de Cristo, como primogénito de todo lo creado; el Alfa y la Omega
    3. El Reino de Dios, en-por-para Cristo
    4. El pecado como obstáculo al designo de Dios
  5. El Espíritu Santo, quien obró la elevación a hijo de Dios del alma (Naturaleza humana) de Jesús, impulsa a cualquier ser humano creado sobre la estructura de Cristo. Es la savia del Espíritu Santo que vivifica todas las ramas del árbol Cristo (así habría sido aun sin el pecado)
  6. Adquiriría mayor relieve el Cristo histórico, contra cualquier peligro de monofisismo, porque todo ser humano histórico (en cualquier cultura, raza condición) es imagen de Cristo, su espíritu actúa en toda la historia humana: en los acontecimientos positivos, para promocionarlos y darlos a conocer; y en los acontecimientos negativos, para ayudar a discernirlos, a evitarlos y a neutralizar sus consecuencias negativas.
  7. También en esta visión, según la cual Jesucristo está ontológicamente al centro de la historia, adquieren mucha importancia los signos socio-teológicos de los tiempos
  8. La salvación engloba la redención, y ésta, dado el pecado, está en función de aquella. La cruz lejos de ser el fin de la encarnación, se constituye en la concentración máxima del amor de Dios (que nos amó desde el principio), aun en el accidente del pecado, que por cierto fue la máxima concentración del egoísmo, emanado de los fariseos, soldados romanos y pueblo inconsciente. El que Jesús muriera en la cruz fue voluntad de los fariseos y no de Dios. La voluntad de Dios era que Jesús fuera fiel al amor hasta el extremo.
Te dejo también unas cuantas citas bíblicas para continuar con la reflexión:

“… Y que lo sepa todo el pueblo de Israel: por el nombre de Jesucristo de Nazaret a quien ustedes crucificaron y a quien Dios resucitó de entre los muertos gracias a él, ese hombre está de pie y sano ante ustedes” (Hch. 4,10)

“¿No les prohibimos estrictamente eseñar en ese Nombre?. Pero ahora ustedes han difundido por toda Jerusalén su doctrina y quieren cargarnos con la sangre de ese hombre” (Hch, 5,28).

Más citas: Hch. 3, 13-15; Hch. 3, 17; Hch. 2, 23; Hch. 4, 27.

Los Fariseos, solos, lo mataron, pero Dios lo resucitó.

Written by Fray Mauro

June 8, 2011 at 4:03 pm

Había una vez …

with 3 comments

Amigo de la Familia

Amigo de la Familia

Querid@ teólog@, había una vez un médico que era muy amigo de una familia que vivía en las montañas y decidió ir a visitarlos, pues realmente amaba a los miembros de esta familia, y deseaba llevarles varios regalos que les había comprado desde hacia mucho tiempo. Esta familia tenia varios hijos, el menor estaba enfermo. Cuando el médico llegó, cargado de regalos, se dio cuenta de que el niño estaba enfermo. ¿Qué creen que hizo el médico al llegar? Lo primero que hizo fue curar al niño, pues le dolió ver el dolor no sólo del niño, sino de los padres.

Ahora bien, ¿cuál fue la razón de la visita, el amor que les tenía a los miembros de la familia o la enfermedad del niño? Por supuesto que el motivo fue el amor. Quiere decir que si el niño no hubiera estado enfermo, de todos modos él ya tenía planeado ir a visitarlos y llevarles los regalos. Lo mismo ha ocurrido con Jesucristo. Él no ha venido por nuestros pecados, por nuestra enfermedad, sino para traernos los regalos de su amor, desde la vida hasta las cualidades personales. Naturalmente, encontrándonos enfermos de pecado, primero nos cura, nos redime para luego seguir la fiesta con nosotros, pues para eso se encarnó para traernos fiesta, que en el evangelio se simboliza con un banquete..

Written by Fray Mauro

May 30, 2011 at 8:51 pm

¿Si el hombre no hubiese pecado, habría venido Cristo?

with 6 comments

Mi querid@ teólog@, Fray Juan Duns Escoto es el autor de las nuevas explicaciones (=nueva teología) sobre la encarnación y la Inmaculada. Defendió estas explicaciones en 1300. La de la Inmaculada triunfó 450 años después, cuando gracias sobre todo a sus intuiciones y fundamentaciones teológicas fue proclamado el dogma de la Inmaculada.

Esta nueva explicación teológica de la encarnación él la llama Primado de Cristo; porque a la pregunta: ¿Por qué se encarnó Cristo? Fray Juan Duns Escoto responde: porque fue el primer concebido en la voluntad de Dios, antes que todos los eres creados. Porque no es posible, decía Fray Juan Duns Escoto, que la realidad más preciosa de la humanidad, que es Cristo, haya venido por algo negativo  como es el pecado. ¿Qué entendía San Pablo al escribir lo siguiente?

  • ¡Bendito sea Dios, Padre de Cristo Jesús Nuestro Señor, que nos bendijo desde el cielo, en Cristo, con toda clase de bendiciones espirituales! En este Cristo, Dios nos eligió desde antes de la creación del mundo, para andar en el amor y estar en su presencia sin culpa ni mancha. Determinó desde la eternidad que nosotros fuéramos sus hijos adoptivos por medio de Cristo Jesús. Eso es lo que quiso y más le gustó, para que se alabe su gloria, por esa gracia suya que nos manifiesta en el bien amado. Pues en Cristo la sangre se derramó para nuestra libertad y nos merece el perdón de los pecados. En eso se va la inmensidad de su gracia, que él nos concedió con toda sabiduría e inteligencia. Y ahora, Dios nos da a conocer este proyecto misterioso, esta libre decisión que tomó desde antes, para ponerlo en ejecución cuando llegara la plenitud de los tiempos. Todas las cosas han de reunirse bajo una sola cabeza, Cristo, tanto los seres celestiales como los terrenales. (Ef 1, 3 – 10)
  • Él es la imagen de Dios que no se puede ver (está hablando de Cristo, el Verbo ya encarnado), el primogénito de toda la creación, ya que en él fueron hechas todas las cosas; las del cielo y las de la tierra; lo visible y también lo invisible; gobiernos, autoridades, poderes y fuerzas sobrenaturales. Todo está hecho por medio de él y para él. Él existe antes de todas las cosas y todo se mantiene en él. Y él también es la cabeza del cuerpo, es decir, dela Iglesia. El es el principio y renació antes que nadie de entre los muertos para tener el primer lugar, porque así quiso Dios que la plenitud permaneciera en él. Porque él quiso reconciliar consigo todo lo que existe, y por él, por su sangre derramada en la cruz, Dios establece la paz tanto sobre la tierra como en el cielo. (Col, 1, 15-20)

La intención de Fray Juan Duns Escoto fue decir que Jesucristo vino no por el pecado sino para tomar su lugar de ser el primer creado, el modelo de toda criatura:El camino-verdad-vida de los seres inteligentes; el guía para la humanidad destinada a la gracia y la gloria de ser partícipes de la divina Naturaleza .

De manera que Cristo habría venido aunque el ser humano no hubiese pecado, porque la finalidad de su venida no fue el pecado. Más bien la pregunta es: ¿Si Cristo no hubiese existido, habría existido el ser humano? Fray Juan Duns Escoto respondería que no.

Esta fue la intuición y el razonamiento teológico que le dan vuelta a la explicación tradicional de la Encarnación, según la cual Cristo ha venido para morir en la cruz, y así salvarnos del pecado.

Es una explicación cristo–céntrica por ser Cristo el protagonista de toda la historia; es fruto de una profundización (en la mente y en el corazón) de la espiritualidad cristo– céntrica que los franciscanos siempre han tenido, siguiendo a su padre Francisco quien  tuvo las llagas como sigilo de su seguimiento de Jesús.

Written by Fray Mauro

May 24, 2011 at 3:40 pm

La lógica del amor, alma de la Teología Franciscana

with 2 comments

Mi querid@ teólog@, la lógica del niño de Belén y del crucificado definitivamente no es la prolongación de la lógica de la razón, sino de la lógica de Dios que se ofrece para lavarnos los pies, que acoge al débil y al que sufre (al menos amable), que no rehuye al dolor ni la muerte, que nos ha mostrado la fuerza en la debilidad: el primado de la bondad…, la perfecta alegría, según Francisco. Este es el escenario místico-espiritual en el que se construye la reflexión teológica franciscana. A partir de este escenario estamos llamados a dar una respuesta especifica, vivencial, doctrinal y pastoral en la iglesia.

San Francisco respondía originalmente al amor de Dios de la siguiente forma:
Él también se desnuda, como Jesús en Belén y en el Calvario; en pública plaza, delante del Obispo y de tanta gente. Se desapropió de todo, en el cuerpo y en el espíritu, y pasó los 22 años de vida siguientes con el ansia de despojares, de desapropiarse y de servir humildemente, especialmente a los pobre. 

Desapropiarse da el profundo concepto de pobreza franciscana. “Lavar todos los pies sin quedarse con ninguno” Sirve …, regala …. mas deja libre ….”. si no te dicen “gracias” siquiera, te dice Francisco, ésta es perfecta alegría. 

La raíz de la mirada franciscana se constituye en la matriz de la bondad de Dios; la auto donación como alma secreta de todo lo que Dios ha hecho y ha dicho. El pensamiento franciscanotiene su matriz fundante en la vida simple, humilde y pobre, original del pobrecillo de Asís y el movimiento espiritual que él fundó.

El movimiento franciscano provoca a nuevas interpretaciones y expresiones pastorales, sociales y culturales. El reto es mirar y pensar en nuestra realidad desde la humanidad de la encarnación y narrarlo en la Sequela Cristi, prolongando y recreando el abrazo al leproso en la opción por los pobres y el cántico del hermano sol. El franciscanismo, como pensamiento estructurado, es coherente con su opción: la humanidad humilde y pobre de Dios revelada en el Jesús del evangelio que se vive en una vida pobre y desposeída de la soberbia racional.

El proyecto de vida franciscano no está orientado sólo a la actividad, sino, principalmente, a la narración de una espiritualidad que se fundamenta en la humildad y la pobreza, la desapropiación y la entrega sin limites de Dios, en Jesús de Belén, del calvario y de la eucaristía; y que celebra el encuentro con el Dios amante en la pequeñez de una vida menor.

No hay nada mas divino y altísimo que la humildad y la pobreza del pesebre de Belén; lo que debe narrarse en una intensidad de convivencia fraterna: cara a cara, social y universal.

La clave de la lectura del pensamiento franciscano es el “ser como donación”, porque así se ha revelado Dios en Jesucristo.

Written by Fray Mauro

May 18, 2011 at 4:20 pm

La teología del amor de Dios

with 8 comments

Mi querid@ teólog@, la teología del amor de Dios es para uso de todas aquellas personas que estén abiertas a ella y a la misericordia del Padre y de la nueva visión de la encarnación. Esta teología soporta los capítulos anteriores.

En estos apuntes se presenta una síntesis de la Cristología Franciscana, haciendo una comparación de ambos esquemas teológicos:

  • El tradicional (Teología Pecado-céntrica)
  • El nuevo (Teología Cristo-céntrica)

El autor de esta teología es el Beato Fray Juan Duns Escoto, franciscano del 1300, seguidor de San Francisco de Asís y la originalidad de sus intuiciones, las cuales vemos a continuación:

Además de que Dios es amor sin medida y gratuito, Francisco ha descubierto, también, el modo de amar de Dios; descubrimiento que hizo contemplando al niño de Belén, el crucifijo del calvario y el misterio de la eucaristía.

Dios ama con amor humilde. Se pone a nuestra orden para servimos, para que tengamos vida, no importa cuanto tenga que sufrir. En Belén se arrodilla ante nosotros para lavamos los pies, como hace una madre con sus niños.

Dios nos ama con amor pobre, des-apropiado.
Él nos ama sin pedimos nada a cambio; nos deja en libertad; no nos chantajea. ‘Nos lava lo pies sin quedarse con nuestros pies”.

Dios ama con amor incondicional.
Aun cuando nosotros no lo amaramos, Él nos sigue amando; aun cuando pecamos, aun cuando no nos arrepentimos, Él nos sigue amando. Él no castiga, no manda desgracias como castigo, no pone prueba, no manda la muerte, no fija la hora de la muerte: no creó el infierno, no manda al infierno (cfr. Lc 15, 11 ss). Dios usa el amor como único medio para convencemos y aceptar el regalo de su vida divina, eternamente feliz.

Dios ama aunque no tenga necesidad de amarnos, y es completamente libre en su amor
Nadie le puede sugerir que tome iniciativas de amor, menos aún el pecado. Todas las iniciativas de amor nacen directamente de su corazón.

Ama más a los “menos amables” (los enfermos, marginados, pobres, etc).
Como una madre entre sus hijos ama más al más debilucho.

San Francisco parece haber entendido todo esto, cuando un día en una calle polvorienta de la campiña de Asís, bajó de su rica cabalgadura y abrazó y besó a un leproso, y este abrazo fue decisivo en su conversión.

Written by Fray Mauro

May 9, 2011 at 12:11 pm

Los Nuevos Tiempos

with 4 comments

Mi querid@ teólog@, la revelación de la venida del Jesucristo Mesías, en el Antiguo Testamento, fue progresiva. También la comprensión del Mesías en la historia es progresiva, y los signos de los tiempos, interpretados por el Magisterio, marcan el paso de esta comprensión.

La segunda guerra mundial y el Concilio Vaticano II, cada acontecimiento a su modo, marcaron el nacimiento de una nueva época histórica, y por ende, de una nueva cultura, un nuevo modo de percibir la realidad de este mundo y, por eso mismo; de una nueva mentalidad. Se han intensificado las comunicaciones a nivel mundial. Sobre todo, se han cambiado las relaciones humanas. Una característica sobresaliente de éstas es una profunda conciencia del respeto que se debe a todo ser humano.

Es cierto que estamos todavía en pañales en esto. Sin embargo, lo poco alcanzado ya ha revolucionado, en sentido positivo, la relación de autoridad. En pedagogía, los maestros no pueden dar maltratos a los alumnos, ni los padres a los hijos. En política, las autoridades civiles o militares deben respetar los derechos humanos de la población. El caso Pinochet es muy iluminador. Incluso en la vida religiosa, las relaciones entre superiores y súbditos se han transformado en relaciones entre hermanos iguales en dignidad.

Este cambio se puede resumir como el paso de una cultura del temor a una cultura del amor. En un tiempo en que cualquiera puede desplazarse adonde quiera y manejar cualquier arma (recordemos la masacre juvenil en Littleton), la cultura del temor y de la represión debe dejar lugar a la formación de la conciencia y al respeto religioso ante el misterio de cada ser humano. La coerción, ¡que quede sólo para casos reducidos y por legitima defensa!

No es extraño ni atrevido decir que esta evolución de la humanidad ha traído la evolución del dogma en la imagen del Padre. Jesús, imagen visible del Padre invisible (a Felipe: “el que me ha visto a mi, ha visto al Padre” Jn 8, 14), nos revela en la parábola del hijo pródigo a un Dios de respeto, de amor y de vida, porque en la mente de ese Padre no hay otra cosa, mucho menos el castigo o la venganza.

Cuando, ante un niño atropellado y gravemente herido, la mamá vuelve los ojos al cielo, exclamando: “hágase, señor, tu voluntad”, sobreentendiendo que la voluntad de Dios es que el niño muera, muy piadosa puede ser esta madre pero en realidad también está muy equivocada, y es victima de la vieja mentalidad que atribuía a Dios lo malo que nos ocurría.

¿Qué haremos, entonces? ¿Nos abandonaremos al pecado? Pues, si Dios no castiga, ¿para qué luchar por observar los mandamientos?

Si este fuera nuestro razonamiento conclusivo, demostraríamos no haber entendido nada de lo dicho. Habríamos abandonado la ley del temor pero demostraríamos no creer en el amor de Dios. ¡Quedaríamos en la muerte! Porque no hacerle caso al Dios de la vida, es morir. Porque la verdad es que la enfermedad y la muerte no viene de Dios, sino de las decisiones equivocadas de nuestra voluntad, cuando no queremos seguir los consejos de amor y de vida que son los diez mandamientos.

Conclusión acertada es que nuestra vida sea un anhelo constante para a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo (Ef 4,13). Pues, es lo que da gloria al Padre y hace crecer nuestra vida como una palmera junto al rió porque Él da vida en abundancia ( cfr. Jn 10,10). Finalmente, conclusión acertada es que el pozo de nuestra esperanza sea siempre rebosante, porque Jesús ha resucitado para nunca más morir, y el amor del Padre es eterno.

Written by Fray Mauro

April 27, 2011 at 8:04 am

La teología franciscana

with 4 comments

Mi querid@ teólog@, las teologías son reflexiones e interpretaciones de la verdad cristiana. Pueden ser muy distintas, aunque guarden la ortodoxia. Es como decir que reflejan la misma verdad, pero iluminando y profundizando facetas diferentes.

La teología que conocemos y manejamos a nivel de las universidades pontificias y de predicación popular, sigue siendo la de Santo Tomás de Aquino, acogiendo y sistematizando la visión teológica del Cur Deus Homo de San Anselmo . Esta teología ha hecho un servicio inmenso al caminar del pueblo de Dios. Sin embargo, como toda actividad humana, tiene sus limitaciones. Una de sus grandes limitaciones es la de sugerir una visión pecado-céntrica del cristianismo. En el centro del plan de salvación está el pecado. Este es casi el protagonista, hasta tal punto que si se quitara el pecado, no habría plan de salvación y Jesucristo no habría venido a estar con nosotros. El pecado es el motivo de la encarnación. Pero esta concepción pecado-céntrica generó la visión del castigo y del temor. No hay necesidad de detenernos en este punto, pues ejemplos hay de todo peso y tamaño. Ahora bien, la cultura actual ya no soporta tal visión.

La teología franciscana nació al mismo tiempo que la teología tradicional, pero tuvo menos suerte, si bien sobrevivió hasta hoy. Es Cristo-céntrica. Sostiene que Jesucristo habría venido a estar con nosotros aunque no hubiese habido el pecado.

La motivación es interesante. Jesucristo habría venido porque Dios es amor y sólo el amor es el estimulo de sus decisiones. Un amor libre de cualquier condicionamiento, sobre todo del condicionamiento del pecado.

Es como si un médico visitara a sus amigos solamente cuando ellos están enfermos. Un médico visita a sus amigos por amor, porque son sus amigos; siendo muy lógico que si, al visitarlos, los encuentra enfermos, lo primero que hace es curarlos, con el fin de que puedan disfrutar de su visita.

La segunda persona de la Trinidad se habría encarnado prescindiendo de si el ser humano hubiese o no pecado. Fundamentos bíblicos para esta visión teológica hay muchos. Voy a referir aquí algunas citas:

  • “(…) y nos ha elegido en Él, antes de la creación del mundo” (Ef 1,4).
  • “Dios trazó su plan de salvación desde el principio en Cristo Jesús” (Ef 3,11).
  • “Él es Imagen de Dios invisible, Primogénito de toda la creación, porque en él fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles, los Tronos, las Dominaciones, los Principados, las Potestades; todo fue creado por él y para él, él existe con anterioridad a todo, y todo tiene en él su consistencia”. (Col 1, 15-17).

Written by Fray Mauro

April 25, 2011 at 7:11 am

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 177 other followers

%d bloggers like this: